¿Se pueden prevenir atentados terroristas como el de Manchester?

Videovigilancia y eventos digitalizados: una solución tecnológica para prevenir atentados terroristas

El pasado lunes, un concierto para adolescentes en el Manchester Arena terminó en tragedia después de que un terrorista detonara un artefacto explosivo en una de las salidas del pabellón. El atentado, se ha llevado consigo casi una veintena de víctimas y ha dejado cerca de sesenta heridos graves (al tiempo que redactamos el artículo), en su mayoría jóvenes. Desde BHT nos gustaría mostrar nuestras condolencias a todas las famílias afectadas, así como destacar la gran actuación de cuerpos de seguridad, de ambulancias y hospitales de Manchester por su profesionalidad y enorme trabajo.

 

¿Se pueden prevenir este tipo ataques?

Entrando en materia, es importante subrayar que ningún sistema puede garantizar una seguridad del 100% a los usuarios. Lo vimos la semana pasada tras el famoso ransomware “Wanna sCRYpt” que afectó a varias multinacionales españolas como Telefónica, y también a cientos de miles de ordenadores en todo el mundo.

Ni el mejor “hacker” fue capaz de estar alerta de los nuevos peligros que nos acechan ni los cuerpos de inteligencia británicos pudieron anticiparse a los hechos acontecidos. La realidad, es que en materia de prevención se siguen descuidando muchos aspectos fundamentales tanto en la lucha contra la piratería informática como con la lucha anti-terrorista. Y es que no son solo los estados, gobiernos o empresas los que se ven atacados, sino toda la corriente de clientes y ciudadanos que arrastran tras ellos. Son los datos confidenciales los que quedan expuestos y son las vidas humanas las que se ponen en riesgo.

Por otra parte, los conciertos, eventos deportivos, manifestaciones culturales, sociales y políticas son acontecimientos de carácter masivo, donde la planificación a la hora de diseñar los planes de seguridad para los organizadores, organismos de la policía y responsables del orden público se vuelve un tarea muy complicada debido a la multitud de variables que pueden llegar a actuar y que pueden dinamitar los planes especificados. Deja esto en manos de la suerte, la seguridad de las personas cuando acuden a actos multitudinarios?

 

Obtener información inmediatamente es clave.

Con el desarrollo tecnológico y el avance de sistemas basados en el Internet de las Cosas, implementados conjuntamente con el imponente progreso que se ha experimentado en el mundo de la video vigilancia, el paso hacia una seguridad activa capaz de anticiparse a situaciones de riesgo es casi una realidad.

La precisión y la calidad de la imagen que se obtiene de estos sistemas, evitando las condiciones adversas que se puedan presentar, como son: la escasa luminosidad, el clima, ángulos de visualización demasiado complejos y otros factores que hay que tener presentes, ya no son un obstáculo para estos dispositivos cada vez más precisos y que ofrecen unas posibilidades enorme de adaptabilidad a prácticamente cualquier plataforma ya instalada.

Además, los resultados y analíticas que reportan los sistemas ofrecen una ayuda enorme a los cuerpos y fuerzas de seguridad, que pueden acceder rápidamente a los datos fundamentales cuando se detecta un hecho sospechoso por el sistema.

 plaza-londres-multitud

BIG DATA al servicio de la policía

Controlar todas las variables presentes en un acontecimiento multitudinario puede volverse una labor imposible y que deja demasiados aspectos descuidados que pueden volverse en contra de la ciudadanía.

Se debe tener un control responsable sobre elementos que pueden marcar la diferencia para evitar un atentado y capturar al responsable en el menor tiempo posible. Medidas como controlar el flujo de espectadores, asistentes o presentes en un evento en tiempo real con reconocimiento facial automático implementando datos en los análisis de los sistemas como la detección de antecedentes, historial, movimientos previos, etc.

Tanto la detección de quienes acuden a un espectáculo como la prevención en todas las zonas previas que se entiendan estratégicas como aeropuertos, estaciones de metro o plazas públicas, son medidas que se empezarán a emplear en grandes capitales europeas durante los próximos años.

Londres, la ciudad con más videovigilancia del planeta , ya es un ejemplo de seguridad tecnológica. Y los resultados se notan. Solo durante el primer año de la instalación de los sistemas CCTV se pudieron detener 2.512 delicuentes, seis por día. Todos capturados gracias a imágenes en tiempo real que alertaron a los agentes.

 

[optin-cat id=7324]

 

Protección real

Los sistemas de videovigilancia que ya cubren algunas ciudades todavía no están preparadas para ofrecer un análisis automático que pueda alertar a los agentes sin depender de una comprobación previa que retrase la toma de decisiones.

El cambio hacia una seguridad real y total es un proyecto integrado con el desarrollo de las SmartCities y que podremos empezar a observar en muchas ciudades españolas durante las próximas décadas. Aunque la voluntad para acometer mejoras estructurales en los sistemas de seguridad públicos queda como siempre en manos de la política.

Recent Posts

Leave a Comment